Piscinas Masarei
Err

Numero 1 en ventas de material y accesorios para tu piscina
93 785 28 29 Cuenta usuario
Tu cesta 0   

ILUMINACIÓN CON LED




Iluminar una piscina con led es una de las decisiones más sencillas y satisfactorias que un propietario puede tomar.

Añadir iluminación led a tu piscina es una forma de hacer nueva la experiencia de baño. Las ganas de sumergirse se duplicarán, así como las de traer invitados a festejar por cualquier excusa. Imagina una cálida noche de San Juan dentro de unas aguas teñidas de fuego, a juego de unos exquisitos Mai Tais.

Pero la diversión no es la única razón por la que lanzarse a iluminar tu piscina por medio de ledes. El alumbrado por led es más duradero que los sistemas estándar de iluminación para piscina.

No era raro, cuando el led no formaba parte de nuestras vidas, que, en la noche más hermosa del verano, en el momento de encender las luces de la piscina la bombilla explotara para quedarnos en la oscuridad a solas con la decepción
Las bombillas led no solo son resistentes, sino que tienen también una vida estimada de entre 7 y 15 años. Otra razón de peso es el ahorro. A priori, unas lámparas led pueden parecer costosas, pero si comparamos el gasto energético con las lámparas halógenas, saldremos favorecidos a largo plazo.

Su instalación es increíblemente rápida y sencilla. En piscinas enterradas estarás a escasos cinco tornillos de la nueva experiencia subacuática. Si, en cambio, tienes una piscina elevada sobre el terreno lo tienes todavía más fácil, ya que existen lámparas led adecuadas para este tipo de piscina, cuya instalación es tan sencilla como adherirlas a la chapa mediante el imán que traen incorporado.

Además, muchas vienen con mando a distancia que permite cómodamente apagarlas y encenderlas.

La iluminación led, por otro lado, ofrece unas posibilidades estéticas mucho más amplias que cualquier sistema de iluminación incandescente. Puedes elegir entre múltiples colores para iluminar las aguas de tu piscina; incluso el color blanco luce mejor que el de las antiguas lámparas que, con el paso del tiempo, terminan por convertirse a tonos amarillentos, para tornar la mística experiencia deseada en algo, digamos, menos sexy.


Escrito el  28 Nov 2016 8:20  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

Los comentarios son moderados, serán publicados luego de ser aprobados por el autor.
El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web